Recopilación de situaciones reales vividas por diferentes empresas cargadoras. 

CRONOLOGÍA DE SUCESOS: 

Enero del 2020:

No puedo cargar mis contenedores en China. 

Están cerrando algunos puertos por algo llamado coronavirus.

Están confinando a toda China. Los camiones no pueden circular hasta los puertos.

Y estamos entrando en el Año Nuevo Chino. Esperamos los 15 días a ver si vuelven a abrir.

Será pasajero y no nos va a tocar.

Borrasca Gloria: los puertos de aquí se paran unos días.

Febrero del 2020:

Han alargado una semana más el confinamiento en China.

Han alargado otra semana.

Empiezo a buscar opciones por aéreo y ferrocarril.

Está muy difícil. No sé qué hacer porque no sé cuánto va a durar.

Marzo del 2020:

Los precios del aéreo están subiendo mucho y no hay espacio en el tren.

No me llegarán a tiempo las mercancías.

Día 13, viernes: empieza el confinamiento en España.

Teletrabajo: me llevo el ordenador de la empresa a casa y lo instalo provisionalmente en el comedor. A ver si puedo conseguir conectarme.

Todos a casa. No podemos ir a trabajar porque nuestra mercancía no es esencial.

¡Ah! Pero el comercio electrónico está permitido. Vamos a intentar trabajar desde casa y mandaremos las órdenes al almacén. Ellos pueden ir.

¿Por qué se publican los BOE y documentos oficiales en fin de semana? Cada lunes me toca correr.

Cierro la empresa, organizo los ERTEs y paciencia.

“Las empresas que tengan contratos internacionales podrán trabajar” ¿Sí??? ¿De verdad??? 

Cambio todo para que vuelvan los trabajadores a la fábrica. ¡Son casi 100!!

Necesitamos un certificado para los chóferes, porque sólo pueden circular las mercancías esenciales. ¿Dónde lo consigo? Pido ayuda al Consell d’Usuaris y lo tengo.

Al día siguiente se emite un nuevo comunicado: “El transporte es una actividad esencial”. 

Ya no hace falta el certificado.

Se me están acumulando los contenedores en el puerto. No hay espacio en las terminales ni en mis almacenes. No puedo descargar porque mis productos no son esenciales.

A ver si en abril se normaliza todo y podemos trabajar como antes.

¡Qué días más largos!

Abril deL 2020:

Día 1: empieza la campaña de la Renta. La web de la AEAT se bloquea. No puedo despachar. ¡Traigo medicamentos para el coronavirus! Pido ayuda al Consell y la Aduana me da prioridad. ¡Menos mal!

Empiezan los blank sailings en el puerto de Barcelona. ¿dónde embarco los pedidos de mis clientes? Cambio de naviera. Cambio de carpeta de despacho de aduanas. Cambio de precios.

He modificado la dirección de los envíos de documentaciones originales. Ahora las recibo en casa. No sé cómo enviarlas a la Aduana o a los consignatarios. Pegunto si me admiten los documentos escaneados. ¡Dicen que sí! Qué rápido y fácil.

Sigo teniendo muchísimos contenedores en el puerto. Me van a costar más las demoras y ocupaciones que el producto. Creo que voy a comprar los contenedores a la naviera y así no me cobrarán las demoras. Será más barato.

He conseguido un almacén externo para descargar contenedores. Algo más barato que las demoras sí que es.

Esto es una locura. Todo el mundo está comprando por Internet. No llegamos.

Los horarios en casa no terminan nunca. Quiero volver a la oficina. Los niños se suben por las paredes y yo también.

Casi no hay vuelos de pasajeros. No encuentro vuelos para traer mi mercancía. Además, el material sanitario tiene preferencia.

Las navieras cobran recargos por “inbalance”. Ya empezamos.

Mayo del 2020:

Empezamos a ver algunas “ventajas” del confinamiento por lo que respecta al papeleo y algunas prácticas. A ver si se quedan para siempre.

Hay menos contaminación. Menos ruido. El mar más limpio. Aunque los animales se están acercando a las ciudades y pueblos.

Ya he aprendido a hacer vídeo-conferencias en 6 plataformas diferentes.

Se empieza a hablar de GRIs. 

Por suerte no hay recargo de combustible. El VLSFO tiene un precio muy parecido al IFO380.

Ya tengo el calendario de los blank sailings hasta agosto. A ver cómo lo hago.

Categories: General

0 comentaris

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.